abriendo Los deberes Ordesa Ordesa. Los deberes
invernal en la Ag. Verte Invernal Ag. Verte. Late to say I´m sorry
nepapeur. Ezkaurre Ezkaurre. Nepapeur
Invernal al Freney En la invernal al Freney

Acerca de mi

La montaña siempre ha sido un escenario que me ha llamado la atención. Di mis primeros pasos en la misma con a un club de montaña al que me acerqué, no por iniciativa de mis padres, hermanos o amigos, sino porque simplemente me gustaba y no tenía otra forma de ir. Luego empecé a salir de acampada y a los montes cercanos a Pamplona con mis amigos, a veces me acercaba en bicicleta, otras en autobús, tren o algún padre que nos llevaba en coche. A los 17 años descubrí la escalada de manera bastante autodidacta. Prácticamente empecé a la vez a escalar en escuela y en el monte. Me gusta la escalada deportiva pero siempre la he visto como la fórmula perfecta para divertirme y obtener la forma física adecuada para escalar vías duras en montaña, todavía hoy la concibo de la misma forma.

A los 19 años visité por primera vez Gavarnie en invierno. No teníamos más que un tornillo y un piolet clásico cada uno. Tuve que alquilar otro piolet y ascendimos el Swan y la norte del Tallón; este ambiente agreste me enganchó absolutamente y a los 22 años ya estaba abriendo vías difíciles en el Ganchempo(6350m) y subo mi primer sietemil en estilo alpino por una nueva vía, la arista S.E. del Lempo Gam (7083m), valle del Langtang, Nepal. Esta audaz experiencia en “estilo pirata” condicionó mi forma de vida ya que mi objetivo principal durante muchos años fue el ganar algo de dinero en cualquier trabajo para poder marcharme a escalar a montañas remotas y a poder ser difíciles.

Pero a pesar de haber participado en 24 expediciones extraeuropeas por Nepal, India, Pakistán, Tíbet, Patagonia, Tierra de Fuego, Groenlandia y Antártida; me considero un acérrimo Pirineista. Estas montañas las siento como una parte de mi mismo; un lugar magnífico que siempre tiene algún rincón por descubrir. Es en el Pirineo donde he escalado las vías técnicamente más duras y audaces. He participado en la apertura de unas 50 vías desde Ansabere hasta Ordesa; de algunas de ellas estoy especialmente satisfecho como: “Superweismuler” en Ansabere, “Shakelton” en Izas, “La suerte de los valientes” en Midi, “A las estrellas” en Gavarnie o “Libertaria” en Ordesa. Precisamente Ordesa ha sido mi mejor escuela alpina, aquí he aprendido a aceptar el compromiso que conlleva muchas veces escalar en montaña ya que en este lugar hay muchas ocasiones en las que la única retirada posible es salir por arriba. Aquí he participado en la apertura de 18 nuevas vías.

En la temporada 93-94 escalé mi primer Big-Wall alpino con la primera repetición de la “Mágico este” en la Torre central del Paine. Fue la época de buscar las paredes más altas y verticales y en el 95 abrimos “Insumisioa” en la Torre de Trango. En el 97 Lo intentamos en estilo alpino con hamaca en la pared helada de la norte del Dunagiri(7100) de la India y hubo más intentos como en la norte del Kanchenjunga, norte del Everest, sur del K2, invernal al Broad intercalados con algún éxito como el de la apertura de “Ludopatía” en la Changui Tower, Pakistán o la cima del K2 por los Abruzos.

En el año 2001 empecé a colaborar como especialista en el programa de “Al filo de lo imposible” y esto me dio la oprtunidad de conocer lugares increíbles y hacer magníficos amigos. Tuve la gran suerte de viajar a la Antártida donde he escalado alguno de los largos en roca más vibrantes de mi vida y he subido a las cimas más bellas imaginables. Siguieron intentos por Patagonia, G2 por China, Kusum Kangurum en Nepal, sur del Kanchen…(algunos de ellos mucho más meritorios y duros que otras cimas, como el paseo por la normal del Manaslu) hasta que en 2008 puedo cumplir un sueño escalando la cumbre norte del G4 por la arista N.O. A partir de este año paso a formar parte del Basque Team e intentamos sin éxito y en alpino el Pilar Oeste del Makalu y el Couloir Horbein al Everest. En el 2010 puedo cumplir otro sueño abriendo una nueva vía en alpino en el Broad Norte y enlazándolo con el Central(8013m) en la que ha sido la ascensión físicamente mas dura y comprometida que he realizado hasta ahora. En el 2011 hacemos un paréntesis con las altas montañas y probamos con las travesías polares en autonomía y utilizando cometas de tracción. En 34 días cruzamos Groenlandia de sur a norte(2300km) y con este aprendizaje nos aventuramos a una Transantártica por un recorrido inédito desde Novo hasta la Bahía Hércules pasando por en Polo en un recorrido de 3400km que nos supuso una muy dura prueba a lo largo de 56 días en total autosuficiencia.

Otro de mis lugares favoritos son los Alpes, montañas a las que intento acudir siempre que puedo. Aquí he podido escalar un buen número de Grandes Courses de las que destacan la Invernal a la” McIytire- Colton” y la “No Siesta” en las Jorases o la “Gabarro-Silvy” a la Ag. Sans Nom.

La montaña sigue siendo una fuente inagotable de motivación, el lugar perfecto para sentirse vivo, compartir, amar y seguir soñando; el escenario donde he fraguado una de las cosas más bellas de la vida, la amistad incondicional de tantos amigos a los que les estoy eternamente agradecido el que hayan compartido esos momentos conmigo. Pero no suelo pensar en lo que ya hice, prefiero hacerlo en todo lo me gustaría hacer; tantos lugares por descubrir, tantas montañas y paredes por escalar…

©mikel zabalza 2017 | Condiciones |
diario de navarra basque team Millet e-climb  Totem cams FixeRoca Julbo