Monográfico Vertic

monográfico vertic mikel zabalza

Archivo del blog

Mi lista de blogs

5
ABR
2016

Blog

7 vidas. Pico Olibón

- ¿Qué ha dicho? Le pregunto a Carlos en la reunión
- Que no lo ve nada claro, que sigue muy duro y no ve posibilidades de protección, que le baje a la reunión. Probaré yo, a ver qué pasa...
Hacía mucho tiempo que no vivía una escalada con tanta intensidad e incertidumbre como la que vivimos el pasado sábado en la cara norte del Pico Olibón.
Había ido a observar esta pared ya en 4 ocasiones otros años y este me pareció que podía tener buenas condiciones; tenía que intentarlo y que mejor que hacerlo con los chicos del equipo. Una apertura en una muralla que no contaba con ascensiones en condiciones invernales era un gancho que no iban a rechazar. La pared tan solo cuenta con una vía estival abierta por los Ravier, padre e hijo.
Hay 2 posibilidades en la pared y como somos 5 hacemos 2 cordadas independientes y una vez a pié de pared ya decidiremos si vamos todos a la misma vía o a diferentes.
En dos horas de marcha con esquís partiendo del refugio de Lizara y pasando por el valle de los Sarrios llegamos a pie de pared. Decidimos ir las dos 2 cordadas a la misma ruta ya que la salida de otra posibilidad tiene la roca demasiado escarchada y la opción que elegimos al ir mucho tramo en diagonal no es peligrosa para la cordada que vaya por detrás.
Carlos Rubio, Pablo Ruiz y yo vamos en la primera cordada y Jesús Ibarz y Jorge Valle en la segunda. Comenzamos con muchas dudas por las fuertes rachas de viento, suerte que entra de sur y estamos bastante protegidos.
. El primer largo no es muy técnico pero si difícil de proteger pero a partir del segundo y hasta la misma cima la escalada es en todo momento difícil y laboriosa a la vez que magnífica.
La ruta sigue una marcada diagonal en su parte central que cada vez es más y más vertical. En el 5º largo nos atascamos, Pablo pide el relevo y finalmente Carlos consigue pasar en un largo en el que se doctora como maestro en el mixto alpino. El frío se ha colado hace hora en nuestros huesos y vamos algo entumecidos. Son las 5 de la tarde y todavía nos quedan unos 120 metros de escalada. Una soberbia goulotte, muy estrecha, vertical y con pasajes desplomados nos deja en la misma cima a las 20:00 horas; la segunda cordada sale media hora más tarde.
Disfrutamos de un momento mágico con el viento ya más calmado y un cielo rojizo que nos conmueve a la vez que nos calma. Llegamos a los esquís dándole la vuelta a la montaña y destrepando un corredor ya bien de noche. A las 23.00 horas llegamos al refugio 16 horas más tarde donde nos esperan con una magnífica cena; muchas gracias a los guardas por el trato y la cordialidad con la que fuimos atendidos.
Los días pasan pero la vivencia del Olibon pone un brillo en mi retina; una magnífica experiencia que nos hizo vivir unas horas con verdadera intensidad.
Con escaladas como esta el alpinismo está todavía muy lejos de poder ser algo virtual.

Topos:

7 Vidas

Comentarios (0)

Enviar un comentario



©mikel zabalza 2019 | Condiciones |
diario de navarra Millet FixeRoca Julbo