Monográfico Vertic

monográfico vertic mikel zabalza

Archivo del blog

Mi lista de blogs

8
ENE
2020

Blog

Julia. Tozal de Ripera

Alberto progresa con extrema delicadeza sobre el hielo efímero y vertical antes de llegar a la vira de nieve donde pretendemos vivaquear. Todavía son las 16 horas, vamos bien de tiempo. Iker y yo animamos a Alberto desde la reunión intentando suavizar la tensión que se palpa en el ambiente.
Todo empezó hace unos 10 años. Visioné la vía y junto a Kepa Escribano intenté por primera vez esta increíble línea de mixto en la cara norte del Tozal de Ripera. Ese día escalamos unos 5 largos, al mediodía empezó a subir mucho la temperatura y comenzaron a caer piedras y trozos de hielo. Rapelamos con el temor de que nos cayese algo y cuando ya estábamos a salvo en el suelo, todo el Tozal de Ripera se vistió de blanco con el velo de una novia de las gigantescas purgas que cayeron por todas las vertientes en un instante.
“¡Pues vaya librada!” comentamos entre risas. Está claro que una retirada a tiempo es el mejor de los triunfos.
Años más tarde, previa exploración para ver las condiciones, intento de nuevo la misma vía con Iker Madoz. Variamos algo el itinerario y esto nos hace perder bastante tiempo, no nos da tiempo a terminar en el día ni de lejos, a pesar de ser marzo. Iker me propone vivaquear y seguir al día siguiente…sin saco, sin hornillo, sin repisa….
“Si vivaqueamos en esas circunstancias, lo vamos a pasar tan mal que mañana nos vamos a bajar en cuanto amanezca” le comento. Así que segunda retirada en la misma vía.
Una cosa nos ha quedado clara, para abrir esta vía lo mejor es venir con material de vivac y emplear dos días.
Este año tras las lluvias de noviembre y diciembre el Pirineo goza en las caras nortes de excelentes condiciones, ¡parece que se alinean los astros! Añadimos al grupo a Alberto Fernández, también conocido como “The King of Ripera valley” ya que ha escalado prácticamente todas las vías invernales del valle de Ripera y es otro enamorado de este precioso lugar.
El segundo día llegamos a la cima a las 13h45´acariciados por el sol. Tras dos días a la sombra es un momento muy agradable. Al fin me podré secar el culo, les comento a mis compañeros; se me cayó el trozo de esterilla que me tapaba esa parte a la noche y se me quedaron las nalgas como piedras ja,ja,ja.
Bautizamos a la vía como “Júlia” recordando a otra Júlia que vio la luz por primera vez hace tan solo dos semanas.
700 metros de aventura que han colmado con creces nuestras mejores expectativas. Un hermoso viaje que he tenido el placer de compartir con Iker y Alberto.

Topos:

Júlia.

Comentarios (0)

Enviar un comentario



©mikel zabalza 2020 | Condiciones |
diario de navarra Millet FixeRoca Julbo